El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La provincia de Corrientes después de Pavón

“En las luchas fraticidas no hay traidores a la provincia; habría traidores a un orden de ideas, a un partido, pero jamás traidores a la patria, cuyos destinos son, precisamente, los que debaten los ciudadanos en las luchas civiles”.

Hernán Félix Gómez
(Conferencia publicada en “Historia de Corrientes y los Ideales de la Argentinidad”, p. 80)

Para comprender los sucesos allegados a los grupos políticos y las cuestiones electorales locales es necesario concatenarlos en la evolución política nacional y regional. La decisiva hegemonía porteña se configura -como en el resto del país- después de la batalla de Pavón (17 de Septiembre de 1861)(1).

(1) Para analizar la situación correntina posterior a la batalla de Pavón, puede verse Pablo Buchbinder. “Caudillos de Pluma y Hombres de Acción (Estado y Política en Corrientes en Tiempos de la Organización Nacional)” (2004). Universidad Nacional de General Sarmiento, Prometeo Libros, Buenos Aires. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

El liberalismo mitrista -directa o indirectamente- establece, en nombre de la libertad política, Gobiernos adictos en casi todas las provincias(2).

(2) El liberalismo en sus orígenes fue sinónimo de derechos individuales como participación política, de la propiedad como esencia de desarrollo y de la seguridad personal ante los abusos del poder; pero, en cambio, estos postulados fueron mutando con maléfica aplicación en numerosas y reiteradas oportunidades por porteños y aporteñados liberales, que no aplicaron el ejercicio de aquellos principios. Más aún; el puerto de Buenos Aires levantó con el liberalismo su más noble y fiel bandera; en su nombre atropelló las autonomías provinciales y los principios fundamentales del federalismo. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Pero las consecuencias de Pavón fueron más allá de lo exclusivamente político. El triunfo del puerto significó el afianzamiento de un proyecto económico ligado a un sistema meramente agrario y libreimportador, que se fortalecía en desmedro de las escasas e incipientes manifestaciones productivas regionales de las provincias.

La “ciudad tentacular” -al decir de Manuel Gálvez- surge triunfadora nuevamente para imponer y exigir su postulado más caro: la hegemonía política y económica del puerto en perjuicio de las provincias empobrecidas(3).

(3) El derrocamiento del Gobierno de José María Rolón tuvo algunas motivaciones locales y otras emergidas desde Buenos Aires. Luego de los sucesos que sustituyeron a las autoridades constitucionalmente electas, el propio Bartolomé Mitre avala la insurrección liberal correntina, expresando que “... manifiesto en nombre mío, felicitándole a nombre del pueblo de Buenos Aires, por la gloriosa revolución que ha devuelto sus derechos al benemérito pueblo de Corrientes...” (carta de Bartolomé Mitre al gobernador correntino José Manuel Pampín, del 2 de Enero de 1862, en el Archivo General de la Provincia de Corrientes, Fondo Mantilla, “Archivo Pampín”, Legajo 17, Carpeta 16). En otra carta -datada el 17 de Febrero de 1862- expresa Mitre el envío a los liberales correntinos de mil onzas de oro para solventar la revolución (Archivo General de la Provincia de Corrientes, Fondo Mantilla, “Archivo Pampín”, Legajo 17, Carpeta 16). Fue ésta otra manifestación de las intromisiones porteñas sobre los Gobiernos provinciales, ayudados por los aliados locales del puerto. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Nos dice Alfredo Galletti respecto a la elección de Bartolomé Mitre a la presidencia de la Nación:

El partido liberal de Buenos Aires liquidaba la Confederación y su centro político, que se trasladaba a Buenos Aires; las trece provincias con Gobiernos emanados del partido federal cambiaban -a las buenas o a las malas- de conducción que, por lo demás, iría a manos liberales"(4).

(4) Alfredo Galletti. “Historia Constitucional Argentina” (1987), tomo II, p. 611. Librería Editora Platense S.R.L., La Plata. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

En Corrientes, la destitución del gobernador José María Rolón es generada por una sedición liberal (Diciembre de 1861) que, a través del decreto del 17 de Diciembre, declara caducos de hecho los poderes de la Nación, asumiendo la provincia su soberanía plena.

El liberalismo correntino visualiza en la política porteña y en el brazo ejecutor del general Bartolomé Mitre una alianza de conveniencias políticas y económicas. El orgullo correntino del reiterado enfrentamiento a los intereses perjudiciales del puerto pareciera que quedaba en el olvido; de los planteos antiporteñistas se pasó a pergeñar un proyecto conjunto con los triunfadores de Pavón.

Abundan en documentos oficiales y privados la obsecuencia de los hombres del liberalismo correntino hacia el centralismo mitrista y, a modo de muestra, citaremos algunos párrafos del gobernador correntino hacia el de Buenos Aires:

Escribí a V. E. particularmente asegurándole que la revolución unía a Corrientes con Buenos Aires en la defensa de los santos principios que habían puesto sus invisibles armas en sus manos (...).
La prudencia, el alto patriotismo y la fe ardiente con que V. E. ha preparado y obtenido los prodigiosos triunfos de nuestra gran causa, la hacen la persona más digna en la República de la confianza de los pueblos para encomendar a V. E. la terminación de tan vastos trabajos, dirigiendo la difícil tarea de dar a la Nación Argentina autoridades que representen y presidan sus futuros destinos(5).

(5) Carta de Juan Pampín a Bartolomé Mitre del 9 de Enero de 1862, en el “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes. Año 1862”, pp. 8 y 9. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Pero sus loas a Buenos Aires no concluyen aquí; en agradecimiento por la “libertad” obtenida afirma que

Tiempo es también de que recomiende en esta ocasión solemne a vuestra alta consideración y a la gratitud de toda la provincia, los esfuerzos homéricos, los grandes heroicos sacrificios hechos por nuestra hermana, la ilustre provincia de Buenos Aires, para obtener la libertad de la República.
A ella se debe la más hermosa parte de los grandiosos resultados que hoy celebramos...(6).

(6) Carta de José Pampín a Bartolomé Mitre, en el “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes. Año 1862”, pp. 34 a 43. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Esta interrelación correntino-porteña simplificó los planes hegemónicos de Buenos Aires, llevándolo a afirmar acertadamente a Pablo Buchbinder que “la presencia del Ejército de línea liderado por los generales ‘orientales’ no fue necesaria en Corrientes(7).

(7) Pablo Buchbinder. “Caudillos de Pluma y Hombres de Acción (Estado y Política en Corrientes en Tiempos de la Organización Nacional)” (2004), p. 122. Universidad Nacional de General Sarmiento, Prometeo Libros, Buenos Aires. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Lejana en el tiempo y en la práctica quedaría la defensa de los principios de derechos propios ante el puerto; tal vez privilegiar las coincidencias ideológicas con el Gobierno porteño hizo establecer estas posturas de alianza con conveniencias sectoriales. Lejos, muy lejos en el tiempo, olvidados y tan sólo en el recuerdo de los memoriosos, se vislumbraban los correntinos artiguistas y los principios de Pedro Juan Ferré antes del Pacto Federal de 1831, bregando para que Buenos Aires no asfixie el desarrollo local.

Las embrionarias asociaciones políticas correntinas fueron afectadas por los nuevos cambios políticos de 1861. El “Club Libertad” fue el más favorecido. La prensa liberal se regocijaba con los nuevos insurrectos -y sus disposiciones de Gobierno- al afirmar que:

... Ha sido protector por los grandes medios que cumple a un pueblo libre contra el bárbaro sistema de gobierno establecido en la República por los hombres del partido sucesor de los Aldao, de los Rosas, de los Oribe y demás criminales, afrentan la historia de la patria infeliz (...).
Toda esa sangrienta pirámide levantada de cráneos partidos por las manos del asesino; ese horrible monumento histórico que se llama por tradición ‘partido federal’ en la República Argentina(8).

(8) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “La Libertad”, (Corrientes), del 16 de Enero de 1862. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Podemos apreciar que el sentido de la terminología “partido” es utilizado todavía como referencia a una idea o proyecto político, pero no como institución organizada.

El “Club Libertad” comenzó a tener notable impulso y se jactaban sus miembros de ser los “más notables y competentes de la Capital”. Pero, respecto a materia organizativa, no contaban todavía -en Febrero de 1862- con Reglamento interno que rigiese la vida institucional, siendo éste un constante reclamo de diversos sectores liberales(9).

(9) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “La Libertad”, (Corrientes), del 9 de Febrero de 1862. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Pocos meses después, se concretó la confección de un Reglamento para el funcionamiento interno del Club.

VerReglamento Orgánico del “Club Libertad” en 1862

Entre los miembros de la Asociación se hallaban Pedro Igarzábal, José M. Cabral, Celestino Araujo, Manuel Fernández, Juan P. Cabral, Manuel A. Ferré, José B. de la Vega, José M. Guastavino, Fermín Alsina, Silvano Blanchart, José M. Balbastro, Juan Lagraña, Santiago Golernorio, Esteban E. Guastavino, Augusto Ferré, Gregorio Cevallos, S. Báez, Desiderio Sosa, Desiderio Onieva, Luis Molina, Nicolás Ferré, Pedro Vedoya, Juan V. Pampín, Eustaquio Acuña, José N. Alsina, Manuel I. Lagraña, Felipe J. Cabral, Domingo Igarzábal, Andrés Onetto, Juan E. Torrent, Pedro Ruda, Evaristo Lezcano, Alejo Cevallos, José R. Vidal, entre otros(10).

(10) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “La Libertad”, (Corrientes), del 13 de Julio de 1862. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

El derrocamiento del gobernador Rolón implicó la elección de su reemplazante y, los nuevos y viejos diputados conformaron una nueva Legislatura, cambiante y adicta a los recientes momentos ideológicos, la que eligió como gobernador propietario por el resto del mandato pendiente a José Pampín. El electo obtuvo quince votos; dos Bartolomé Rolón; uno Juan José Méndez; y dos Pedro Igarzábal.

Aquella nueva Legislatura se componía de viejos apellidos: Igarzábal, Lagraña, Vidal, Balbastro, Torrent, J. P. Cabral, Rolón, Onieva, J. M. Cabral, Pampín, Vega, Alegre, F. J. Cabral, Fernández Blanco, Báez, A. Cabral, Fernández, Escobar, Ferré, Araujo y Gómez.

La elección de Pampín fue aplaudida por todos los sectores liberales. Los grupos de poder, que se alinearon a los triunfadores de Pavón, solamente visualizaban un solo enemigo, el denominado “partido federal”, difundiendo convencidos su panacea: el liberalismo.

La prensa adicta comulgaba con lo actuado y con el nuevo Gobierno diciendo que:

Este ha dado pruebas de un liberalismo perfecto, de una honradez incorruptible, de firmeza en la acción y providencia en el juicio en las difíciles situaciones que circunstancias especiales le crearon y de un conato pronunciado de conservar íntegro y unido el poderoso partido liberal de la provincia que no debe diseminarse por nada...(11).

(11) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “La Libertad”, (Corrientes), del 16 de Febrero de 1862. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

La importancia alcanzada por el liberalismo después de Pavón fue notoria en Corrientes pero, a pesar de ello, la participación formal de ciudadanos en agrupaciones políticas fue escasa. Sólo el sector de mayores recursos económicos participaba constantemente en ellas, no obstante la invitación permanente a demás vecinos.

Los hombres de la ciudad como de la campaña visualizaban también la participación política de diversas maneras, no sólo a través de un cuerpo asociativo como podría ser el club político. La participación desinteresada y numerosa del correntino, como se manifestó en distintas oportunidades, se exteriorizaba en la acción de los movimientos políticos violentos, en los cambios insurreccionales, en la formación de los batallones de combate, en acciones de valentía y de culto al coraje, antigua y esencial herencia hispánica de manifestación valorativa del hombre criollo, no reflejándose plenamente aún en las conductas deliberativas de un Club Político.

En Marzo de 1862 se convoca a una mayor participación ciudadana en el “Club Libertad”, manifestando que es la manera necesaria para el surgimiento de candidaturas consensuadas. La prensa publicaba:

Aprovechemos pues la ocasión favorable que el liberalismo del Gobierno nos ofrece y organicemos el Club y aumentemos su noble influencia para dar a ese mismo Gobierno un apoyo popular digno de él para formar las costumbres en el sentido de la verdadera libertad.
“Mucho debemos ya a ese Club y mucho bien aún puede proporcionar a la patria (...). Consideramos de mal presagio que los trabajos electorales se hagan individualmente y sin acuerdo entre los ciudadanos. Este es un principio seguro de división que es necesario sofocar en germen.
Opiniones, pues, que es no sólo conveniente sino un deber propender a armonizar las opiniones y trabajar unidos estrechamente en las elecciones próximas. Esto es más conveniente cuando en la elección próxima para diputados al Congreso Nacional, parecen que están conformes todas las opiniones y que algunos sienten tan solo en una candidatura.
Es, pues, muy fácil un arreglo y aquél a cuyo favor esté el voto de la mayoría sea el candidato del Club, aun cuando se tenga que ceder una individualidad (...).
Al Club, pues, unámonos para ser fuertes(12).

(12) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “La Libertad”, (Corrientes), del 30 de Marzo de 1862. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Visualizamos en el párrafo anterior la poca conciencia de participación política referida al modismo de los Clubes, sobre todo la vinculada con la población de la campaña. Pero, a pesar de ello, reiteramos que la conformación de estas Asociaciones, a pesar de su incipiente desarrollo, son el embrión primitivo, originario, de la organización institucional futura de los distintos partidos políticos, los que perdurarán con sus distintas desviaciones y modificaciones hasta el presente político provincial.

Al pasar de la convocatoria a participar en los Clubes Políticos, los cargos en los mismos siguen permaneciendo para unos pocos. Podemos apreciar que los Clubes Políticos que comparten sus principios con el Gobierno, colaboran con éste más organizadamente.

Así, por ejemplo, en Febrero de 1862 se crea el Consejo Consultivo del Gobierno, en el cual se deliberan temas de trascendencia provincial, estando constituido por catorce miembros, todos del “Club Libertad”(13).

(13) “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes. Año 1862”, p. 46. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Los recientes acontecimientos del nuevo mapa político parecían ya definitivos, más aún después de sofocar el nuevo Gobierno de Pampín a las últimas revueltas producidas en el Departamento de Curuzú Cuatiá, las que no ahondaremos ya que no es el objeto de este trabajo.

El mitrismo echó raíces muy fuertes en diversos sectores de poder de la provincia, más aún con el pronunciado debilitamiento del sector federal. Pero la coincidencia y simpatía con el hombre fuerte del puerto no sólo se da por medios de arengas, proclamas o adhesiones políticas, sino en manifestaciones de obsecuencia sin límites, como ocurrió en el día de su natalicio que, por orden del Gobierno local, en la plaza y al amanecer, se hizo escuchar una salva de veintiún cañonazos, considerando fiesta cívica, cerrando las oficinas públicas y enarbolando banderas en edificios públicos(14).

(14) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “La Libertad”, (Corrientes), del 28 de Agosto de 1862. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Las decisiones del nuevo Gobierno Provincial se consolidan con las formales elecciones a presidente y vicepresidente de la Nación que se realizaron en todo el país el 27, 28 y 29 de Julio. A diez meses de Pavón, Buenos Aires tuvo el tiempo necesario para convencer y acordar con todas las provincias -con insurrecciones e intervenciones militares mediante- un Gobierno Nacional. Fue la única vez en la historia argentina que un presidente obtuvo la unanimidad de todos los votos del Colegio Electoral para su elección. Con la presidencia de Bartolomé Mitre el país se unifica desde y para Buenos Aires.

En el año 1863, cuando las autonomías provinciales se asfixiaban por las maniobras porteñas y los provincianos aporteñados, emerge nuevamente en algunos puntos del país con considerable fuerza, el adormecido pero no derrotado espíritu federal.

En las provincias del Noroeste y Córdoba, con nuevos Gobiernos no mitristas; en Santa Fe, con fuerte oposición federal; en Entre Ríos, Urquiza a la espera de los sucesos; y Corrientes ausente en esta cruzada en un prolongado silencio liberal complaciente.

Con el apoyo casi unánime del liberalismo, ya que los federales locales no lograban reconstituirse, es electo Manuel Ignacio Lagraña como gobernador de la provincia de Corrientes. Su Gobierno estuvo sostenido por sectores liberales y la prensa a través del periódico “El Progreso”.

Pero en Abril de 1864 se edita el periódico “El Independiente”, de clara oposición al liberalismo correntino y cercano a las ideas urquicistas. En estos meses se plantea un fuerte intercambio de ideas y opiniones entre ambas publicaciones. “El Progreso”, en un comentario sobre la actualidad política correntina, expresa aspectos idearios del partido liberal correntino y emite también opiniones de su adversario:

El gran partido liberal, que tanto ha contribuido a que ese frondoso árbol extienda sus hermosos ramajes por esta desgraciada Nación, presa mucho tiempo de los bárbaros déspotas, que sólo podían producir esa inicua facción que pisoteaba con los cascos de sus potros los sacrosantos derechos que nuestros padres conquistaron.
Este partido que cada vez afianza más su benéfico conflujo en los pueblos argentinos, nos garante que sus sagrados derechos y que el aliento impuro de los caudillos no infestará estas hermosas regiones (...).
Los partidos tan diferentes en sus propósitos; es preciso que también varíen en sus hechos prácticos. Es por esto, que ‘El Independiente’ puede estar seguro que en vano su pluma se empape continuamente en el insulto a una fracción importante del gran partido liberal que, debido a sus esfuerzos, puede hoy, abusando de esa libertad, que su partido la quería exclusiva para sus miembros, descansar tranquilo que nadie pondrá un obstáculo a su propaganda disolvente (...).
El partido liberal, demasiado fuerte por la santidad de sus principios, no puede conmoverse por los simples granizos de esos fatídicos buhos, que en otro tiempo eran precursores de días luctuosos para los argentinos(15).

(15) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “El Progreso”, (Corrientes), del 10 de Abril de 1864. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

La batalla de Pavón constituyó una bisagra en el panorama político nacional, la que hizo virar los espacios y grupos de poder en las provincias argentinas. La hegemonía del mitrismo se fortaleció a través de las intervenciones militares a las provincias y en las sediciones incitadas desde Buenos Aires. El derrocamiento del Gobierno del José María Rolón es el caso local de aquellas maniobras y el reinicio de Gobiernos liberales sucesivos.

Información adicional