El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

¿Mitre sabía del ataque paraguayo antes de Abril de 1865?

Hay una curiosa cuestión de la declaración de guerra paraguaya contra Argentina. Se nos dice que a principios de Marzo de 1865, Solano López convocó a un Congreso Extraordinario en Asunción para discutir el tenor de la guerra contra Brasil y decidir qué hacer con Argentina, cuyo Gobierno Nacional había rechazado un pedido oficial paraguayo para cruzar territorio correntino para atacar a los brasileños y salvar lo que quedaba del régimen 'blanco' en la Banda Oriental.
El Congreso paraguayo se reunió durante dos semanas y, hacia el final de la reunión, los representantes declararon la guerra a la Argentina. Hubo diplomáticos extranjeros presentes como espectadores en tal Congreso e informaron debidamente lo que se había discutido a sus Gobiernos respectivos, y nunca dejaron de mencionar la declaración de guerra. 'El Semanario' lo grabó, palabra por palabra, en la edición del 25 de Marzo.
Sin embargo, Mitre reaccionó al ataque posterior contra Corrientes más de dos semanas después, como si fuera una sorpresa total. Pero, ¿cómo podría no saber de la intención paraguaya?

Quien se hace esta interesante pregunta es el historiador estadounidense Thomas L. Whigham. Autor de un enorme trabajo sobre la guerra del Paraguay, el estudioso pone dudas sobre el proceder de Mitre, incluso comparándolo con el 32do. presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt quien fue duramente criticado cuando se sospechó que sabía de antemano del ataque japonés a Hawaii. ¿Mitre actuó de similar manera?

No hubo nada clandestino en la acción de (Solano) López en Corrientes -agregó Wigham- que fue la extensión natural de su declaración de guerra. También tenemos una carta a Mitre de Guillermo Rawson, que se encontró en Córdoba en tal momento y afirmaba que el anuncio de guerra ya era conocido en esa ciudad.
Creo que si este fracaso en reconocer la amenaza paraguaya hubiera ocurrido en otro momento y lugar, Mitre habría sido censurado por no actuar en defensa de Corrientes mientras todavía había tiempo. Como resultado de su falta de acción, sin embargo, la flota argentina fue capturada y el Gobierno Nacional no se hizo nada para frustrar la ocupación paraguaya de la provincia, al menos no inicialmente.
¿Mitre debería haberlo sabido? Y si no lo hizo, ¿Por qué no lo hizo? Si volvemos a ver un caso comparable en el siglo XX, el presidente Roosevelt tuvo que evitar las críticas de algunas personas que afirmaban que debería haber sabido del próximo ataque japonés en Hawaii contra Pearl Harbor. Pero nunca he visto ningún aviso escrito en 1865 de que Mitre había ignorado la amenaza paraguaya y, por lo tanto, merecía censura cuando llegó el ataque.
Quizás esto sea menos problemático de lo que estoy sugiriendo aquí. Recuerdo en una conversación sobre esta cuestión con mi querido profesor Tulio Halperín Donghi, y este último me dijo que habría sido ‘inconveniente’ para Mitre haber admitido algo de que él ya lo sabía. Bueno, don Tulio no tenía más información sobre esto”.

Es probable, y teniendo como referencia documentos que avalan esta idea, que tanto Mitre como Roosevelt tenía parecidos inconvenientes. Mitre no tenía apoyo popular. Su política de confrontación, basada en la violencia, con el Interior hacia muy probable que la declaración una guerra con Paraguay antes de que Solano López atacase, no hubiese tenido apoyo alguno, sino más bien un rechazo visceral.

Los dos hombres habrían solucionado sus problemas dejando que el adversario agreda y haga daño. Tras los hechos consumados, el apoyo de la población estaba asegurado. ¿Ambos líderes actuaron por razón de estado?

El concepto se origina en Maquiavelo y fue desarrollado por los preceptistas italianos del siglo XVI y por la escuela alemana del siglo XIX. La doctrina de la razón de estado sostiene que el Estado tiene una tendencia orgánica, natural, a buscar el continuo incremento y consolidación de su propia potencia, fin para el cual tiende a usar todos los medios, incluso la violencia, transgrediendo la moral y el derecho.

La razón de Estado presenta un aspecto interno, que es lograr el dominio eminente del Estado sobre su población y territorio, para eliminar la anarquía interna; y un aspecto externo, que es aumentar la propia potencia y disminuir la ajena, por todos los medios, que van desde la guerra hasta las alianzas ofensivas y defensivas.

Información adicional