El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Conferencias de Santa Fe. Rosas y López

Al iniciarse el año 1832, el gobernador Pedro Juan Ferré solicitó del Congreso permiso para ausentarse de la provincia. La ley de Diciembre de 1831 que lo había autorizado ampliamente para garantizar paz y seguridad a las provincias de la Liga, le exigió ponerse al habla con el general Estanislao López, gobernador de Santa Fe.

Obteniendo el consentimiento(1), brindóse a Corrientes la oportunidad de insistir en sus puntos de vista, accionados en las conferencias preparatorias de la Liga del Litoral, que informaban la política aduanera proteccionista que -aisladamente- había adoptado y en la necesidad de apresurar la organización del país.

(1) Ley del 28 de Enero de 1832. Sus considerandos consignan la posible trascendencia del acto. Archivo de la Legislatura. Menciona un Acta de Santa Fe, en que se le pedía la entrevista. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), Capítulo XV. Edición del Estado, Corrientes.

Su empeño está documentado en su correspondencia con Buenos Aires(2), en que contesta las objeciones que se hacían a la tesis correntina, sostenida en este entonces por el diputado Leiva(3) y en la notable Circular pasada a los gobernadores de provincia(4).

(2) Carta del 22 de Junio 1832. En el Archivo General de la Nación, Sección Corrientes.
(3) Diputado de Corrientes a la Comisión Representativa de los Gobiernos litorales reunida en Santa Fe. Este había escrito a Tadeo Acuña -de Catamarca- sobre la necesidad de organizar e1 país y la injusticia que pesaba sobre las provincias. Quiroga reprochó esta carta a Leiva que Rosas -a su vez- envió a Ferré quien, el 22 de Junio de 1832 se declaró solidario con Leiva.
(4) Circular del 13 de Abril de 1832. En el Archivo General de la Nación. Los antecedentes y la polémica -rebatiendo al diario “El Lucero”- se publicaron en folleto, entonces, con el título “Cuestiones Nacionales”. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), Capítulo XV. Edición del Estado.

En ella, al congratularse del fin de la guerra civil, los incitaba a enviar sus diputados a la Comisión Representativa de los Gobiernos de la Liga, como el adoptar una política aduanera proteccionista en defensa de la producción interna.

- La Organización Nacional y la tesis correntina. Esfuerzos del diputado Leiva y del gobernador Ferré

Esta nueva tentativa de los hombres de Corrientes para llegar a la organización del país no ha sido suficientemente puntualizada en la exposición general de la historia argentina.

La prisión de Paz, que trae la tranquilidad a toda la República, era indudablemente la oportunidad por excelencia para llevar a la práctica las estipulaciones de la Liga del Litoral y Rosas, previsor, abre les procedimientos que irían a obstaculizarla, mientras el diputado de Corrientes Leiva, levanta la bandera contraria.

Rosas acredita ante el gobernador López, de Santa Fe, al doctor Manuel V. Maza. Lleva como programa oponerse al Congreso de la Nación y disolver la Comisión de Diputados establecida para la guerra y como argumentos de efecto, la necesidad de continuar la persecusión de los unitarios, de no permitirles el ejercicio de la vida ciudadana al amparo de las libertades públicas y la desconfianza a los gobernantes que, siendo federales, consideraban a todos los ciudadanos iguales, tolerando la libertad de opinión.

Una entrevista de Rosas y López, en el Rosario, como consecuencia de esta misión, estableció el principio de que “aún no era tiempo de organizar el país”, concesión que el gobernante santafesino hacía, equivocadamente.

Designado, por Rosas representante de Buenos Aires a la Comisión de Diputados de Santa Fe, el presbítero Ramón Olavarrieta llevó estas ideas de sostener el cese de la Comisión y de la no oportunidad del Congreso General federativo convenido en el artículo 16, inciso 5, del Tratado del 4 de Enero de 1831.

Cuando Olavarrieta llegó a Santa Fe ya estaba instalada la Comisión de Diputados con los de Santa Fe, Corrientes, Entre Ríos, incorporándose (4 de Febrero de 1832), los de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza.

Fue entonces cuando Leiva inicia sus actividades, sosteniendo que la tranquilidad general permitía la convocatoria del Congreso. Apoyado por los Diputados de Entre Ríos y Córdoba, mientras el de Santa Fe reservaba opinión, vence al de Buenos Aires en el debate, quien lleva a sostener que Rosas no aceptaría, trayendo la ausencia al Congreso de ese Estado importante.

Leiva no se arredra; en su amplia exposición sobre la situación política y social del país, caracteriza la situación privilegiada de Buenos Aires, su usufructo -de hecho- de las Rentas Nacionales, la miseria económica de las otras provincias y la conveniencia de organizar el país, aún sin Buenos Aires.

Faltó al Diputado correntino el apoyo de Santa Fe. El general López, convencido de que no habría Nación organizada sin Buenos Aires, presionó para que los debates se orientaran hacia una nueva invitación de los Gobiernos aliados a los demás de la República.

Dice el documento suscripto el 9 de Marzo de 1832, por los diputados Domingo Cullen, Ramón Olavarrieta, José Elías Galisteo, Manuel Leiva, Juan Bautista Marín, Manuel Corvalán y José Francisco Benítez, como Secretario:

... Se dirige al Exmo. Señor Gobernador de la provincia de ... con el objeto de invitarle a adherir a dicho Tratado, del que se remite una copia.
“La Comisión supone a la provincia que preside S. E. en el reposo y libertad necesarios para deliberar sobre un negocio de tamaño interés y cree también que estando a la vista las ventajas que resultarán de la adopción de dicho Tratado, en razón de haber sido confirmadas por la experiencia, es excusado demostrarlas”.

Luego de aludirse a que la obra constituyente debía ser hecha por un Congreso -según los términos del Tratado- agrega, refiriéndose al Congreso:

“Más el tiempo en que éste deba reunirse, el número de sus Representantes y el lugar de su residencia, son asuntos previos que deben acordarse en precaución de las dificultades que podrían sobrevenir y ningún medio más seguro para removerlas se halla a juicio de la Comisión, que el de concurrir a este punto los diputados de los demás Gobiernos con las instrucciones competentes”.

- Triunfo de Rosas. Falta de solidaridad entre Corrientes y Buenos Aires

Simultáneamente a esta sanción, que equivalía a establecer que la Comisión de Diputados en actividad (de sólo seis provincias), no se consideraba capacitada para echar las bases del Congreso General Federativo, el diputado Leiva escribía a sus amigos del Interior, abundando en los argumentos necesarios para urgir la reunión de esa Asamblea y el Gobierno de Corrientes hacía lo mismo, anatematizando la política de aislamiento provincial.

Rosas se alarmó ante esta propaganda. Una carta de Leiva, caída en poder del general Quiroga, da pie a documentos que condenan su actitud. “El Cometa” y “El Clasificador”, que hacían propaganda para la organización del país, son suprimidos. El diputado de Buenos Airas se separa de la Comisión, en términos que producen la protesta de Leiva, que mociona en el sentido de no someterse a las exigencias de esa provincia.

Ni bien fue apoyado, se levanta la sesión del Cuerpo, el que quedó de hecho disuelto y, triunfante Rosas en sus proyectos de impedir la organización de la República.

Corrientes estuvo unida, junto a su gobernante y su diputado. Algún movimiento aislado, de los dragones del acantonamiento de Esquina(5), pretendió alterar -sin éxito- el orden provincial, pero Corrientes continuó firme en su propaganda.

(5) Movimiento subversivo de Enero de 1832, encabezado por un Sargento, quien fue castigado. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), Capítulo XV. Edición del Estado, Corrientes.

La prensa bonaerense inició una campaña de difamación contra la Administración del Gobierno de Corrientes y la persona de Ferré, que este último hizo conocer de su pueblo, para que le diera “la importancia que merecía(6), mientras sus hombres de letras ponían todos sus empeños en probar las razones que asistían al programa correntino.

(6) El 31 de Octubre de 1832 Ferré circuló a los Comandantes Militares estos libelos, publicados en los periódicos “La Gaceta Mercantil” y “El Lucero” de Buenos Aires, para que conocieran la campaña y la juzgasen. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), Capítulo XV. Edición del Estado, Corrientes.

El doctor José Simón García de Cossio fue el alma en este debate amplio de los problemas nacionales. Inspirador de verdad de la política exterior de Corrientes, escuchado por sus gobernantes y figura destacada de la sociabilidad correntina desde el día siguiente a la revolución de Mayo, escribió todos los alegatos de esa hora histórica que pusieron de relieve los errores e inferioridad del gobernante de Buenos Aires.

Documentos oficiales y “Cuestiones Nacionales” fueron como los alegatos de la tesis correntina; impresos, y con la autoridad de su Gobierno, circularon en todo el país, poniendo en descubierto las maquinaciones de Rosas, los peligros de la omnipotencia en el mando y llamando a trabajar por la constitución de la República.

Información adicional