El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Remiten primer Juicio de Residencia al gobernador Fernández Blanco

El quiebre de la dominación política de la Corona española en el Río de la Plata no significó una desarticulación total de las Instituciones y del Derecho vigente de entonces. Si bien los cambios políticos modificaron importantes aspectos, la antigua y tradicional organización jurídica institucional quedó intacta, para ir cambiando luego paulatinamente.

El Juicio de Residencia, una antigua Institución aplicada en el Derecho Indiano, fue incorporado a la normativa constitucional de la provincia de Corrientes a partir de su primer Reglamento Constitucional de 1821, confirmándolo en disposiciones posteriores y manteniendo su vigencia hasta la reforma constitucional de 1856.

Si bien el historiador Hernán Félix Gómez hace referencia a esta Institución, en esta oportunidad se han recopilado las disposiciones oficiales y se dan a conocer casos particulares de su aplicación en el medio.

- Antecedentes en el Derecho Indiano

La organización y desarrollo del accionar de los distintos funcionarios en el Reino de Indias se sustentaron básicamente en las, por entonces, recientes disposiciones creadas por el Derecho Indiano, adaptándose a las realidades de las nuevas tierras descubiertas.

De acuerdo a las leyes castellanas, que se caracterizaban por su minuciosidad y formalismo, se establecían distintos procedimientos administrativos para controlar el desempeño de los funcionarios.

Para evitar una mala administración y limitar el accionar de las autoridades indianas, la antigua institución del Juicio de Residencia del Derecho Castellano se incorporó rápidamente al Derecho aplicado en estas comarcas. Fue una Institución que tuvo su origen en el Imperio Romano de Oriente y que se introduce en la Castilla medieval con las Partidas(1).

(1) José María Marilluz Urquijo. “El Agente de la Administración Pública en Indias” (1998), p. 417. Ed. Instituto Internacional de Historia del Derecho Indiano - Instituto de Investigaciones del Derecho,Buenos Aires. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

El Juicio de Residencia consistía en una investigación realizada por un Juez designado especialmente a tal efecto, que debía comprobar si existieron actos irregulares o ilícitos en el desempeño de las funciones.

El mismo se realizaba normalmente al concluir el período en el que el funcionario en cuestión había sido designado. En algunos casos se residenciaba al funcionario post mortem, como lo fue el caso del primer gobernador de Buenos Aires, Diego de Góngora (1618-1623), quien resultó condenado por contrabando e introducción de negros, quedando sus herederos obligados a pagar la suma de 23.050 ducados(2).

(2) Francisco N. Juárez. “Gobernadores bajo sospecha (a cuatro siglos del primer hecho de corrupción)”. Nota publicada en el diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 19 de Agosto de 2001. Suplemento Enfoques, p. 5. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

Estaban sometidos a residencia, los Virreyes y Gobernadores, Oidores y Fiscales de las Audiencias, Intendentes, Corregidores, Alcaldes Mayores, entre otros, teniendo en cuenta que a lo largo de los siglos las disposiciones que reglaban esta Institución fueron modificándose y adaptándose a las circunstancias(3).

(3) El historiador Juan Beverina relata que el Juicio de Residencia “no fue aplicado a los virreyes de Buenos Aires pues, una oportuna Real Cédula llegaba para eximirlos cada vez de este requisito, por reconocer el soberano la importancia de los servicios prestados y la integridad de la conducta de sus delegados” y subrayaba: “Exceptúase al virrey, Marqués de Sobre Monte quien, antes que a un Juicio de Residencia en la acepción común, fue sometido a un Tribunal de Justicia por su conducta en la pérdida de Buenos Aires en 1806”. Referido por Juan Beverina, “El Virreinato de las Provincias del Río de la Plata (su Organización Militar)” (1992), pp. 30-31. Ed. Círculo Militar - Biblioteca del Oficial, Buenos Aires. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

La Real Ordenanza de Intendentes para el Río de la Plata del año 1782, en su artículo 275, determinaba que estaban sujetos también al Juicio de Residencia los Intendentes, Tenientes de estos, Subdelegados y demás subalternos(4).

(4) Laura San Martino de Dromi, “Constitución Indiana de Carlos III” (1999), p. 299. Ed. Ciudad Argentina,Buenos Aires. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

El caso que aquí nos interesa particularmente es el correspondiente a la jurisdicción de Corrientes que, en la etapa virreinal, tenía como máxima autoridad al Teniente de Gobernador, el que no estaba sujeto al proceso de residencia, por lo que la Institución se aplicará recién en el período postrevolucionario y que tendrá características propias, aún reconociendo antecedentes y analogías de la Institución española, como lo describiremos más adelante.

Respecto al juicio propiamente dicho, se constituía de dos partes: una secreta y otra pública. En la primera, el Juez recababa datos, estudiaba documentos, recogia informes, tomaba testimonio o toda otra prueba fundada y, una vez reunida la información, trasladaba las denuncias al funcionario para que ejerza su defensa.

La sentencia dictada por el Juez Residenciador podía consistir en multas, inhabilitación temporal o perpetua, destierro y traslado, de acuerdo a las faltas cometidas(5). Si al funcionario no se le comprobaba irregularidad alguna, éste estaba inmediatamente habilitado para ejercer cualquier otro cargo público.

(5) Ricardo Zorraquín Becú, “La Organización Judicial Argentina” (1952), p. 192. Ed Librería del Plata S.R.L., Buenos Aires. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

El proceso se iniciaba con la lectura de un pregón y, a partir de allí, se comenzaban a contar los términos del período probatorio. Entre las pruebas, se analizaban documentos y testimonios de aquellas personas que podían suministrar información sobre la Administración investigada. La sentencia debía estar fundamentada y debía establecer lo favorable y lo desfavorable del funcionario.

La vida privada, moralidad, costumbres y pasatiempos, todo cae en ocasiones bajo el escalpelo implacable de los jueces que, extremando su celo, no se detienen solamente a fiscalizar los actos propios del oficio del agente sometido a juicio, sino que se creen autorizados a analizar la más íntima de sus acciones(6).

(6) José María Marilluz Urquijo, “El Agente de la Administración Pública en Indias” (1998), p. 422. Ed. Instituto Internacional de Historia del Derecho Indiano - Instituto de Investigaciones del Derecho, Buenos Aires. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

El Juicio de Residencia era una oportunidad en la cual los administrados podían manifestar opiniones fundadas sobre los funcionarios, para sobresaltar su figura o publicitar sus malas actitudes. El fallo se apelaba ante la Audiencia jurisdiccional o ante el Consejo de Indias.

- La vigencia en el Derecho Patrio argentino

Los cambios políticos institucionales no desarticularon totalmente la estructura organizativa del Derecho español. Algunas de las Instituciones fueron derogadas inmediatamente, otras conservadas y algunas defendidas.

El historiador Carlos María Vargas Gómez afirma al respecto:

Es fácil advertir, en consecuencia, que pese a la renovación que significó la Revolución de Mayo, la Institución del Juicio de Residencia estaba tan arraigada en el medio que tuvo que mantenerse tal cual había sido implantada por España, claro está que con algunas modificaciones pero que, en definitiva, no alteraban casi sus fundamentales principios y las finalidades que perseguía(7).

(7) Carlos María Vargas Gómez, “Juicio de Residencia”, tomo XVII, p. 352. Ed. Enciclopedia Jurídica Omeba - Bibliográfica Omeba, Buenos Aires. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

Otro autor emite opinión en el mismo sentido diciendo:

... los patriotas de Mayo aprovecharon de aquellas Instituciones que el genio español había elaborado a través de pacientes experiencias y períodos y que, si la Institución hubiera sido realmente un despropósito o más aún, carente de sentido práctico, le habrían suprimido de cuajo en vez de modificar ligeramente algunas simples cuestiones que no hacen al fondo de ella(8).

(8) Enrique Eduardo Galiana, “Manual de Historia Constitucional Argentina” (1997), Primera Parte, p. 153, Corrientes. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

Al Juicio de Residencia lo podemos apreciar en el Reglamento de Justicia de 1812, que disponía que estaban sujeto a la residencia los Jueces (Art. 47) y “todo ciudadano que llegue a tener Administración Pública” (Art. 50).

Referido a este mismo tema, la Asamblea del Año XIII aprobó -el 27 de Marzo de 1813- un Reglamento, de dieciséis artículos, que establecía el procedimiento a seguir:

La residencia (será aplicada) a todos aquéllos que han ejercido el Poder directivo de las Provincias Unidas del Río de la Plata”.

El Juicio sería llevado adelante por una Comisión especialmente formada al efecto por miembros de la misma Asamblea. Si bien el procedimiento fijado no fue estrictamente el mismo que se aplicó para las autoridades prerevolucionarias, era similar en un todo en sus distintas etapas.

Se citaba a los que debían residenciarse y exhortaba a publicar edictos en todas las provincias para que, en el término perentorio de 40 días después de la publicación, cualquier persona pudiese realizar las denuncias o acusaciones contra el residenciado, quien tenía el derecho de hacer su descargo y presentar hasta tres testigos para impugnar los artículos del cargo.

La Comisión Residenciadora recopilaba todos los documentos de la Administración del residenciado que creía conveniente. La sentencia, que tenía el carácter de inapelable, se imprimía conteniendo los puntos más sobresalientes y se distribuía en todas las provincias(9).

(9) Emilio Ravignani, “Asambleas Constituyentes Argentinas” (1937), tomo I, pp. 30 y 31. Talleres S.A. - Casa Jacobo Peuser Ltda., Buenos Aires. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

Casi un año después, el 8 de Febrero de 1814, la misma Asamblea sanciona una ley que sobresee en las causas de residencia a las que se estaba avocando la Comisión respectiva, excepto los casos contra Cornelio Saavedra y Joaquín Campana(10), ambos implicados en el movimiento subversivo del 5 y 6 de Abril de 1811.

(10) Emilio Ravignani, “Asambleas Constituyentes Argentinas” (1937), tomo I, p. 91. Talleres S.A. - Casa Jacobo Peuser Ltda., Buenos Aires. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)”.

Recién con la Constitución de 1819 se dejará de lado el Juicio de Residencia, reemplazándolo por el Juicio Político.

El Juicio de Residencia ha perdurado también en los Derechos locales de otros Estados de la región después de la independencia de España, como lo fue el caso de Chile(11).

(11) Sergio Martínez Báez, “En torno al Juicio de Residencia” (2002), p. 202, Córdoba, en: "Cuadernos de Historia", Nro. 12 - Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba - Instituto de Historia del Derecho y de las Ideas Políticas “Roberto I. Peña”. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

- El Juicio de Residencia en el Derecho Público correntino

Después de la inviabilidad de la denominada República Entrerriana, formada por el caudillo Francisco Ramírez y, tras la muerte de éste, Corrientes inicia un nuevo proceso organizativo.

La primera norma constitucional de la provincia de Corrientes fue confeccionada en 1821 y llevó por denominación -de acuerdo a los originales obrados en el Archivo General de la Provincia de Corrientes- el de “Estatuto Provisorio Constitucional de la provincia de Corrientes en América del Sur”.

En la misma se incorporó el Juicio de Residencia dentro de la Sección Cuarta, correspondiente al Poder Ejecutivo, y que expresaba lo siguiente:

“Art. 16: El gobernador queda sujeto al Juicio de Residencia en los mismos términos que los Alcaldes Ordinarios.
“Art. 17: El nombramiento del Juez de Residencia a Gobernadores toca exclusivamente al Congreso”.

También en la Sección Quinta, referida al Poder Judicial, se establecía:

“Art. 4: Los Alcaldes y la Municipalidad quedan sujetos al Juicio de Residencia;
“Art.5: El Juicio de Residencia deberá concluirse precisamente dentro de treinta días desde que se publique por los competentes edictos;
“Art. 6: Al Gobernador toca exclusivamente el nombramiento del Juez de Residencia”.

Podemos observar en estas disposiciones que la Institución no sólo recaía en el Gobernador sino también en los Alcaldes y la autoridad municipal, siguiendo con la tradición anterior de residenciar a las más altas investiduras del lugar, con la diferencia que la Constitución de 1821 la ubica en el Poder Ejecutivo o en el Poder Judicial, de acuerdo a quien correspondía investigar.

Considerando que la primera disposición constitucional tuvo el carácter de provisoria, en 1824 se dictó una nueva norma constitucional. Esta, al igual que el Estatuto de 1821, fijó el Juicio de Residencia para el Gobernador (Art. 13) y para los Alcaldes Ordinarios y el Alcalde Mayor (Art.16), ubicándolo al primero en la Sección correspondiente al Poder Ejecutivo y, a los segundos, en el Poder Judicial.

Además, fijaba que el nombramiento del Juez Residenciador correspondía exclusivamente al Gobernador (Art. 17). Esta Constitución revistió importancia y tuvo vigencia varios años, siendo derogada definitivamente con la Constitución de 1856.

En la evolución constitucional correntina, consecuente con la agitada vida política de la provincia, se había redactado una nueva Constitución, esta vez en el año 1838, la que tendrá vigencia solamente tres meses(12), por los sucesos consecuentes de la batalla de Pago Largo (31 de Marzo de 1839), que derrumbaron aquella construcción jurídica.

(12) Hernán Félix Gómez, “Bases del Derecho Público Correntino” (1926), tomo I, p. 171. Editorial Corrientes,Corrientes. Es conveniente aclarar que este autor, en otra obra dedicada a la misma temática dice, contrariamente, lo siguiente: “Cabe consignar -sin embargo- que esta Constitución no fue jurada por el pueblo de la provincia y que, por lo tanto, no entró en vigencia”. (Cf. “Instituciones de la Provincia de Corrientes” (1999), p. 16. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes). // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

En su Sección correspondiente al Poder Ejecutivo, seguía manteniendo el Juicio de Residencia para el Gobernador (Art. 12). Con respecto a las autoridades judiciales, éstas estaban sujetas al Juicio de Residencia incluyendo, por supuesto, a todos los miembros del Superior Tribunal de Justicia (Art. 11 - Sec. Poder Judicial), los que permanecían en su cargo temporalmente y por un término que fijaba la ley (Art. 9 - Sección Poder Judicial).

La derrota de Berón de Astrada en Pago Largo y los enfrentamientos internos en la política correntina dejaron sin efecto esta Constitución, quedando en vigencia la del año 1824.

Durante el tiempo que legalmente estuvo en vigencia el Juicio de Residencia en el Derecho público correntino (1821-1856), se ha encontrado documentación y comprobado su realización sólo a cuatro Gobernadores, a saber: Juan José Fernández Blanco (1821-1824); Pedro Juan Ferré, al finalizar su primer mandato (1824-1828); Pedro Dionisio Cabral, al concluir su Administración entre los años 1828 y 1830; y José Antonio Romero, en 1839.

Esta irregularidad en su aplicación tiene su origen en la inestabilidad política de aquellos años y la casi constante crisis institucional que se vivía por la inseguridad de las luchas internas de la provincia y su enfrentamiento con las demás.

La constante actividad bélica generaba crisis gubernativa, Administraciones inconclusas e, incluso, Gobernadores muertos durante su mandato, algunos fugados y otros perseguidos.

A través de los Registros Oficiales se conoce el Juicio de Residencia a Evaristo Carriego, quien estuvo a cargo del Poder Ejecutivo durante la denominada República Entrerriana (1821)(13).

(13) “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes” (1929), Años 1821-1825, tomo I, pp. 93 y 103. Imprenta del Estado, Corrientes. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

Pero el primer Juicio de Residencia, bajo el marco de una Constitución correntina, fue el realizado, en 1825, a Juan José Fernández Blanco y por el cual -al aprobarse la sentencia por la Legislatura Provincial- se acordó condecorarlo con el grado de Coronel del Ejército del Estado(14).

(14) “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes” (1929), Años 1821-1825, tomo I, p. 371. Imprenta del Estado, Corrientes. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

Información adicional