El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

JOSE ANTONIO ROMERO, 8vo. GOBERNADOR CONSTITUCIONAL PROPIETARIO

El 21 de Mayo de 1839 el Congreso dispuso que el P. E. informara a Echagüe sobre la ejecución de los Pactos y que al Congreso se lo informara de las medidas tomadas sobre el embargo de bienes de los complicados en el levantamiento de Berón de Astrada.

El 22 de Mayo de 1839(1) aceptó la renuncia de Manuel Antonio Ferré y designó -provisoriamente- a Pedro Dionisio Cabral hasta que se recibiera al titular, José Antonio Romero.

(1) Mantilla dice que Cabral entregó el mando a Romero el 6 de Junio de 1839, “que había sido nombrado el 22 de Mayo de 1839”. // Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” (1928), tomo I, capítulo VIII: “Aislamiento Provincial (1829-1839)”, parágrafo 143. Notas biográficas por Angel Acuña, Buenos Aires. Ed. Juan Ramón y Rafael Mantilla.

- El gobernador electo en la campaña

La estada del coronel José Antonio Romero -gobernador electo- en la campaña era explicable. A raíz de Pago Largo, el general Vicente Ramírez -por encargo del Gobierno- había procedido a reunir tropas. A fines de Mayo de 1839, aún cuando los trámites de la paz lo habían llevado a licenciar parte de sus soldados, pasaba de Mburucuyá a General Paz al frente de doscientos milicianos.

Romero abrió con éxito negociaciones, tanto que en carta del 31 de Mayo de 1839 el gobernador electo decía al general Pascual Echagüe que el Interior de la provincia estaba en paz, habiendo el propio Ramírez disuelto sus fuerzas cerca de General Paz, excepto una sección de treinta hombres con los que marchaba hacia el Sur.

Lo que falta -decíale- es entrevistarse con usted y el placer de abrazarlo, como protector de la República(2). Si Ramírez era el único militar en condiciones de presidir en esos momentos una reacción, la aceptación del nuevo régimen no fue completa.

(2) Esta y demás cartas, en el Archivo General de la Nación. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)”, capítulo XXVI.

La prueba la tenemos en otro Oficio -dirigido al propio Vicente Ramírez- quien seguramente lo elevó a Echagüe, suscripto por Bartolomé Gorandona, de La Cruz, el 29 de Marzo de 1839.

Comunicaba al prestigioso militar que la gente de ese pueblo respondía al Gobierno de Corrientes, negándose a obedecer al general Echagüe a cuyo enviado -José Mbocá- se expulsó por el Cabildo de La Cruz con más de doscientos vecinos congregados para esa medida.

Este malestar de la opinión no era ignorado ni por Rosas ni por Echagüe, a quienes convenía simular para el logro de sus planes: al uno, por su expedición a la Banda Oriental; al otro, por la actitud de fuerza de los franceses del bloqueo. Con respecto a estos últimos, Rosas decía a Echagüe el 30 de Mayo de 1839:

¡Qué importa que la Francia nos amenace y haga alarde de su poder sobre las olas del Plata, si arroja en las páginas de la historia del Nuevo Mundo una mancha que ha de lavar la misma civilización que ahora invoca y que al mismo tiempo la condena!”; y agregaba:

Descuide usted, querido amigo, sobre esta particularidad; yo conozco uno por uno a todos mis paisanos y sé que no me darán lugar a que haga uso de la fuerza para hacer entrar a sus deberes a los muy pocos que puedan estar en oposición a nuestra marcha”.

Las medidas de represión se iniciaron. Una ley del 5 de Junio de 1839 declaró la atribución del P. E. de fijar los ciudadanos comprendidos en la sanción de embargo de bienes por el pronunciamiento de Berón de Astrada y, como el gobernador electo -desde el Interior de la provincia- quisiera agregarse a las medidas que adoptaba el provisorio -en posesión del P. E.- hubo de declararse que no podía hacerlo sin el juramento del caso(3).

(3) Que no ejercía -mientras tanto- el P. E. Ley del 21 de Junio de 1839. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)”, capítulo XXVI.

Para dar una sombra de justicia a la expoliación, se reglamentó la forma de exigir de los habitantes la suma a pagarse a Echagüe y se dio carácter definitivo a las cuotas del prorrateo originario(4).

(4) Leyes del 27 de Junio de 1839. La ley del 2 de Julio de 1839 suprimió empleos y redujo sueldos. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)”, capítulo XXVI.

- Romero presta juramento como Gobernador Propietario

El 3 de Julio de 1839 entró Romero en la capital y el 6 de Julio de 1839 prestó juramento. Su ministro será Justo Díaz de Vivar. De él dice Hernán F. Gómez:

Su personalidad intrascendente, su condición militar y de impuesto por las armas, lo hacían notoriamente impopular. Ni el Congreso -presionado y flexible a la fuerza- se solidarizaba con sus actos(5).

(5) Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)”, capítulo XXVI. // Citado por Antonio Emilio Castello. “Historia Ilustrada de la provincia de Corrientes” (1999).

La situación de José Antonio Romero como gobernador de Corrientes no fue cómoda porque Echagüe, después de la evacuación de Corrientes en Mayo de 1839, no le dejó ni armas ni tropas que lo sostuvieran, pues creyó que no las necesitaría, porque pensó que los correntinos tendrían bastante con el escarmiento recibido. Sólo le dejó buenos consejos de cómo conducirse con sus enemigos. En carta escrita desde Mocoretá, el 28 de Mayo de 1839, le decía:

Por lo que hace a los hombres de los que justamente recela, anúlelos, póngalos fuera de los elementos que puedan disponer para hacer mal.
Ese Ramírez yo no lo considero bueno, porque creo es partidario del unitario Ferré y además de la logia anarquista; sin embargo, si usted lo cree capaz de entrar en su deber puede llamarlo (...) Excusado asegurarle que todo mi ejército está a su disposición.
Obre Ud. y obre con energía; nada de términos medios. Al que se reconozca como unitario, nada conviene más que tratarlo como tal, es decir, inutilizarlo para que no nos haga la guerra...”.

En su contestación, Romero le informaba sobre la formación de un ejército de garantía de 400 plazas, para que lo sostuviera, y de una reunión de comandantes que había ordenado con el siguiente propósito:

Al mismo tiempo la indicada reunión de Comandantes lleva el doble objeto de descubrir prácticamente sus intenciones y de poner fuera de la escena al que no ande claro y sumamente decidido(6).

(6) Provincia de Corrientes. Ley Nro. 732. “Literatura sobre Pago Largo”, tomo III, pp.65-69. // Citado por Antonio Emilio Castello. “Historia Ilustrada de la provincia de Corrientes” (1999).

Pero eso que escribía Romero no iba más allá del papel, pues era impotente ante los que conspiraban y hasta sus más estrechos colaboradores -desde el mismo día de su asunción al Gobierno- se preparaban para el caso de que cayera en cualquier momento.

Esto se desprende de la Memoria en que Ferré dice que Romero -hasta esa época- era un buen patriota, pero que perdió ese mérito al dejarse arrastrar por los Araujo y Díaz de Vivar, no volviendo a ser considerado como antes.

Justamente Araujo y Justo Díaz de Vivar le refirieron los planes que Romero tenía con respecto a él y que consistían en prenderlo y entregarlo a Echagüe en caso de que éste triunfara sobre Rivera y la situación quedara asegurada.

Ferré tomó sus precauciones para el caso de que esto se produjera y mandó una persona de su confianza junto a los dos infidentes para que con ella le avisaran, aunque también de ellos desconfiaba. Este era el clima que se vivía en esa época en Corrientes. Todos desconfiaban y trataban de arreglarse con el adversario, porque ninguno tenía la fuerza suficiente para imponérsele.

En su corta Administración, Romero no alcanzó a hacer nada que valiera la pena pues se vio acosado permanentemente por la conspiración de la mayor parte del pueblo correntino que le guardaba un profundo resentimiento por haber colaborado con el enemigo y por la extrema pobreza en que estaba la provincia.

El 17 de Julio de 1839 hubo de asistir en persona a las sesiones del Congreso para lograr la ley -de la misma fecha- que aprobaba los actos que realizó siendo electo, como si estuviese en desempeño del P. E.; también logró -del Congreso General- el 19 de Julio de 1839, autorización para levantar tropas suficientes a garantizar la tranquilidad pública y disponer de fondos(7), a usar de los capitales de los ciudadanos ausentes (emigrados) y de los fondos públicos necesarios, como para la venta de la cuerambre que el Estado acopiaba de sus consumos y con cuyo valor debía comprar caballos para el Ejército.

(7) Leyes del 19 y 20 de Julio de 1839 y del 13 de Agosto de 1839. / Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)”, capítulo XXVI.

A fines del mismo mes de Julio de 1839, el gobernador Romero se dirigió hacia la Villa de San Roque(8) para atender a los sucesos que pudieran ocurrir por haber cruzado el Uruguay la vanguardia del Ejército de Operaciones de la República Argentina y, abandonado a Corrientes -repasando el Mocoretá por Paso de las Carretas- el General en Jefe Echagüe.

(8) Autorizado por ley del 20 de Julio de 1839 y previa delegación del P. E. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)”, capítulo XXVI. // El 22 de Mayo de 1839 había renunciado Manuel Antonio Ferré. Ese mismo día se designó al coronel José Antonio Romero. Como el titular Romero se encontraba ausente, se nombró como interino a Pedro Dionisio Cabral. Recién el 6 de Julio de 1839 entró en posesión del P. E. el coronel Romero, hasta el 23 de Julio de 1839, en que el estado de conmoción de la campaña hizo urgente y necesaria su salida, dejando de delegado a Juan Manuel de Vedoya. Romero será destituido por ley del 6 de Octubre de 1839. Es que el 3 de Julio de 1839 el Congreso Provincial nombró gobernador a Romero por exigencias de Echagüe, pero un movimiento popular correntino depuso a Romero en Octubre de ese año. // Citado por Gabriel Enrique del Valle. “Los Hombres que Gobernaron Corrientes (Compendio de Historia Política)” (2007), edición del autor.

Información adicional