El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

SEGUNDO PERIODO GUBERNATIVO DE JOAQUIN MADARIAGA

- Campañas de Justo José de Urquiza

En Enero de 1846, Justo José de Urquiza, que había batido el año anterior a Fructuoso Rivera en India Muerta en forma tal que puso fin, prácticamente, a su carrera militar, invadió Corrientes con una fuerza de 6.000 hombres, entre los cuales había muchos correntinos, al mando de los hermanos José Antonio y Benjamín Virasoro. Lo esperaba José María Paz, quien aprestaba un Ejército correntino-paraguayo.

Paz decidió llevarlo a una trampa similar a la que le había dado el triunfo en Caá Guazú, retirándose muchas leguas hacia el norte, pero Juan Madariaga se adelantó a combatir a Urquiza, siendo derrotado y capturado en la batalla de Laguna Limpia.

Es que el entrerriano sorprendió a la vanguardia de Madariaga (el 4 de Febrero de 1846) y tomó a éste prisionero. Por la correspondencia en poder de Madariaga, Urquiza supo de los planes de Paz, de modo que persiguió a éste hacia el norte pero no lo enfrentó, para después retroceder hasta Entre Ríos.

La estrategia de Paz había servido para que Urquiza se paseara por toda la provincia, saqueándola impúnemente(1).

(1) Antonio Emilio Castello. “Historia de Corrientes” (1991), pp. 353-357. Ed. Plus Ultra.

Paz se había retirado a posiciones prefijadas donde Urquiza no se animó a atacarlo y emprendió la retirada hacia Entre Ríos pero, entretanto, por intermedio de su influyente prisionero, propuso la paz a Corrientes, a condición de que el cordobés fuese alejado de la provincia.

La propuesta incluía la insinuación de que ambas provincias podían constituir la base de una reorganización de la República. Urquiza inició tratativas de paz con los Madariaga. Paz se opuso completamente y, con el apoyo de algunos diputados correntinos, intentará derrocar al gobernador. Fracasará y deberá huir al Paraguay, lo que también significará la ruptura de Corrientes con ese país(2).

(2) Antonio Emilio Castello. “Historia de Corrientes” (1991), pp. 357-359. Ed. Plus Ultra.

Joaquín Madariaga fue sensible a la propuesta que le enviaba su hermano. El 4 de Abril de 1846, el general Paz -eterno desechado de sus aliados- fue despojado del mando supremo. Los paraguayos regresaron a su país y Paz se exilió con ellos.

Urquiza liberó a Juan Madariaga y, utilizándolo como mediador, firmó con su hermano el Tratado de Alcaraz, del 17 de Agosto de 1846, por el que Corrientes se reintegraba a la Confederación Argentina y confirmaba su adhesión al Pacto Federal.

Pero el Tratado tenía una parte secreta, por la cual Corrientes quedaba liberada de participar en la guerra contra el Gobierno de Montevideo, contra Francia o Inglaterra(3).

(3) Antonio Emilio Castello. “Historia de Corrientes” (1991), pp. 359-361. Ed. Plus Ultra.

- Paz de Alcaraz

Inmediatamente comenzaron las tratativas de paz, que Urquiza manejó por su cuenta sin informar a Rosas. El gobernador de Entre Ríos había tomado conciencia de su posición clave dentro del panorama nacional donde hasta los ingleses lo halagaban proponiéndole la secesión mesopotámica bajo su presidencia.

Pero Urquiza no era hombre de fantasías. El 13 de Agosto de 1846 firmó con Madariaga la Paz de Alcaraz. Por ella, Corrientes se reintegraba a la Confederación y al Pacto Federal pero, por un pacto secreto adjunto se liberaba de actuar contra sus aliados de ayer y mantenía su alianza con Paraguay y Montevideo

Este pacto secreto revela el propósito de Urquiza de lograr, ulteriormente, la paz de la República y su desilusión de Rosas.

Rosas rechazó el Tratado y Joaquín Madariaga respondió invitando a Urquiza a enfrentar juntos al gobernador porteño. Después de meses de negociaciones, Urquiza invadirá nuevamente Corrientes el 4 de Noviembre de 1847. El coronel Cáceres se pasará con sus tropas al invasor, que pudo avanzar rápidamente(4).

(4) Antonio Emilio Castello. “Historia de Corrientes” (1991), pp. 362-363. Ed. Plus Ultra.

Información adicional