El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

TERCER MANDATO DE PEDRO JUAN FERRE

La noticia de Yeruá decidió a los hombres de Corrientes a la insurrección, por lo que destituirán al gobernador rosista José Antonio Romero y lo reemplazarán por Pedro Juan Ferré, el 6 de Octubre de 1839.

Es que a las barbas de Romero se conspiraba, sin que él pudiese impedirlo; sus mismos soldados le repudiaban. En su corta Administración, Romero no alcanzó a hacer nada que valiera la pena pues se vio acosado permanentemente por la conspiración de la mayor parte del pueblo correntino que le guardaba un profundo resentimiento por haber colaborado con el enemigo y por la extrema pobreza en que estaba la provincia.

Después de Pago Largo casi la mitad del territorio sufrió toda clase de depredaciones y el terreno de la reacción estaba bien abonado, debiéndose esperar solamente el momento propicio para que estallara.

La noticia de que el general Lavalle había invadido -en Septiembre de 1839- la provincia de Entre Ríos, produjo el estallido. Y el momento llegó con la novedad del triunfo de este militar -con su “Legión Libertadora”- en el ya citado combate de Yeruá (en Entre Ríos) el 22 de Septiembre de 1839.

Fueron inútiles las medidas tomadas por el gobernador Romero de instalar fuerzas en distintos puntos cercanos a Curuzú Cuatiá, zona obligada de entrada desde el sur de la provincia, como también inútil fue el ofrecimiento que le hizo al gobernador de Santa Fe, Juan Pablo López, de enviarle los auxilios que fueran necesarios para enfrentar a Lavalle. Todo era inútil, porque la debilidad de Romero era interna y no tenía con qué hacerle frente.

Después del nombramiento de Romero muchos jefes y oficiales fueron a ver a Ferré para que les aconsejara sobre la conveniencia de emigrar para no vivir bajo el yugo de la dictadura. El les aconsejó quedarse porque, tarde o temprano, tendrían la oportunidad de libertar la provincia. Sus razones fueron convincentes y los decidieron a no abandonar la provincia -en tanto Ferré no lo hiciera- quedando a sus órdenes.

- Insurrección popular del 6 de Octubre

Por fin llegó el momento esperado -con el triunfo de Lavalle en Yeruá- y Ferré decidió que el movimiento estallara el 6 de Octubre de 1839, actuando los comandantes con verdadero patriotismo y sin previo acuerdo entre sí.

En aquellos Departamentos en que los comandantes no merecían confianza, los pueblos se levantaron en masa poniendo a su frente a ciudadanos espectables, no sabiendo prácticamente ningún Departamento que el limítrofe realizaba lo mismo.

Sigamos a Ferré en el relato del movimiento que lo exaltó nuevamente al Gobierno:

“Tuvo gran parte en este honroso acontecimiento el general don José Domingo Abalos (desde que Abalos fue nombrado Capitán de la escolta de Romero, se comprometió a prenderlo cuando yo se lo dijera) pues, en cumplimiento de sus compromisos, llenó sus deberes el mismo día seis que se lo señalé.
“Fue singular el movimiento en la Capital; desde antes de ponerse el sol del día 5 ya se veía gente por las calles respirando libertad, y lo que oscureció empezaron a rodearme por todas partes, de manera que a las 8 de la noche la plaza estaba llena de gente, tanto hijos del país como extranjeros, que me obligaron a permanecer allí en medio de ellos.
“El delegado de Romero, don Juan Manuel Bedoya, quiso tomar medidas para sostener su autoridad en aquellos momentos, pero se desengañó cuando vio que todos le negaban obediencia, y mucho más cuando recibió un recado mío, por medio de don José Garrido, diciéndole que se tranquilizara y se acostara a dormir, pues yo estaba a la cabeza del movimiento, y ya me conocía; no hubo, pues, la menor oposición para que cesara el influjo de Echagüe y las autoridades creadas por él en Corrientes.
“Como a las 12 de la noche se reunieron en el patio del antiguo cabildo todos los jefes y oficiales y las personas notables del pueblo y acordaron poner la suerte del pueblo en mis manos y que dirigiera sus destinos como me pareciera más conveniente.
“Acepté tan honroso encargo y, desde aquel momento, impartía órdenes con autoridad (...). Al toque de diana muy raro fue el que quedó en su casa y no acudió a la plaza; y al salir el sol se presentó una formación de tropa voluntaria que demostraba el decidido patriotismo del pueblo. Arengué a éste con muy pocas palabras sobre lo que había y que deliberase.
“Entonces, a una voz reiteraron la confianza que en la noche se acababa de hacer en mi persona”(1).

(1) “Memoria del brigadier Pedro Ferré”, pp. 108-109. // Citado por Antonio Emilio Castello. “Historia Ilustrada de la provincia de Corrientes” (1999). Cosmos Editorial, Resistencia.

El 6 de Octubre de 1839 se levantó el pueblo de la Capital, para exigir del Congreso la inmediata destitución de Romero y el nombramiento de un gobernador que respondiese a la voluntad de la provincia: el Congreso destituyó a Romero y nombró a Pedro Ferré.

Aquél estaba ausente, en la campaña; su delegado, Juan Manuel Bedoya, no opuso resistencia: él mismo puso a Ferré en posesión del mando(2). Serán sus ministros Manuel Leiva y José Manuel de Isasa. En ninguna parte se oyó protesta contra la insurrección; en todas fue aclamada como venturosa.

(2) Pedro Ferré ocupó el Poder Ejecutivo en cuatro oportunidades:
1.- Del 27 de Diciembre de 1824 al 27 de Diciembre de 1828 (el 11 de Diciembre de 1827 había sido reelegido para un nuevo trienio. El 3 de Diciembre de 1828 le es aceptada la renuncia por la Sala Permanente, con cargo de que continuase en sus funciones hasta que, reunido el Congreso General, se eligiese al sucesor. El Congreso correntino nombrará en su reemplazo a Pedro Dionisio Cabral).
2.- Del 18 de Diciembre de 1830 al 25 de Diciembre de 1833.
3.- Desde el 2 de Abril de 1839 hasta el 8 de Mayo de 1839. El carácter del mandato fue provisorio.
4.- Del 6 de Octubre de 1839 hasta los primeros días de Diciembre de 1842. // Citado por Gabriel Enrique del Valle. “Los Hombres que Gobernaron Corrientes (Compendio de Historia Política)” (2007). Edición del Autor.

Reunido el Congreso General de la provincia extraordinariamente ese mismo día 6 de Octubre de 1839- había accedido a la perentoria solicitación. Es que estaba apoyado por el elemento militar -la mejor garantía- que, de todos los puntos y en general conforme al texto que se transcribe, se adhería al movimiento. Dice así el importante documento:

“¡Viva la Libertad Argentina!
“A R. R. de la Provincia:
“En este Cuartel General situado en la Villa de San Roque, a los cinco días del mes de Octubre, año de mil ochocientos treinta y nueve:
“Nosotros, los jefes, oficiales y tropa que componen esta guarnición, hallándonos plenamente convencidos de que la Administración del coronel don José Antonio Romero no es la que ha de sacar a la provincia de Corrientes de la situación lamentable en que la han colocado los últimos desgraciados acontecimientos; que su nombramiento de gobernador y Capitán General es ilegal, como arrancado por la fuerza y violencia de las armas enemigas; y finalmente, estimulados con el noble deseo de restablecer la dignidad y derechos del pueblo, sometido hasta ahora a la voluntad ajena, hemos resuelto repeler la fuerza y hacer cesar de esta manera el Gobierno del antedicho Romero, como de hecho cesa desde este momento para que, recayendo la elección en un ciudadano que reúna el concepto y opinión general, marche la provincia con la majestad y decoro que corresponde y se restablezca de las desgracias y calamidades que ha padecido.
“Y a fin de que la Honorable Representación de la provincia pueda expedirse con la libertad y conocimientos que corresponden, firmamos la presente Acta en el expresado día, mes y año.
“A los Honorables Representantes de la provincia".

José D. Abalos - Juan C. González - Mauricio Batalla - Nolasco Benítez - Panconio A. Alvarenga - Juan Duarte - Manuel Julián Goitia

Conforme a lo expresado, al amanecer del día 6 de Octubre de 1839 estalló la insurrección en la Ciudad de Corrientes. El coronel Romero fue depuesto y elegido -en carácter de gobernador- el brigadier Pedro Ferré, derogándose las leyes y resoluciones tomadas para condescender con los vencedores de Pago Largo(3).

(3) Ley del 10 de Octubre de 1839. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)”, capítulo XXVI. Imprenta del Estado, Corrientes.

Al pronunciamiento popular siguieron actos decisivos del Congreso. El 10 de Octubre de 1839 se felicita y acepta la cooperación que le ofrece la columna argentina que -a las órdenes del general Lavalle- triunfara en Entre Ríos.

“La provincia de Corrientes -dice en la Nota al P. E.- que en estos momentos participa de la misma magnidad, ha acogido con entusiasmo el ofrecimiento generoso que hacen esos bravos de unir su suerte a la nuestra, para llevar a cabo la grandiosa empresa de dar la libertad a los pueblos...”.

- Acción del Congreso

Convocado el Congreso, Ferré expuso ante él el motivo del alzamiento, que era el cansancio del pueblo de sufrir el poder dictatorial e intruso de Rosas encargado a Romero y que en consecuencia le había confiado a él sus destinos.

El Congreso, luego de deliberar, comunicó a Ferré que aprobaba todos sus actos y los del pueblo y lo nombraba gobernador. Termina su relato Ferré con lo siguiente:

Puedo lisonjearme, que tal vez haya sido este movimiento popular de esta naturaleza, el único que nuestra historia presenta de más orden, tanto en la capital como en la campaña y pueblos de ella; pues ni se faltó el respeto a persona alguna, y a las 12 del día quedó la capital como si no hubiera acaecido tan notable suceso(4).

(4) “Memoria del brigadier Pedro Ferré”, p. 110. // Citado por Antonio Emilio Castello. “Historia Ilustrada de la provincia de Corrientes” (1999). Ed. Cosmos, Resistencia.

El mismo día del movimiento, el gobernador dio una Proclama en los siguientes términos:

“Compatriotas:
“Los días de desolación, luto y llanto han terminado ya; rompióse la cadena que os había echado un bárbaro opresor; y él mismo se halla hoy entregado a la venganza de los bravos orientales.
“Una columna de viejos soldados de la independencia ha pisado el territorio de Entre Ríos y triunfado de los enemigos de la patria. El grito de libertad ha sonado en aquel territorio, y habéis correspondido a él y a las esperanzas de vuestros hermanos (...).
“Soldados: una equivocación fatal os hizo abandonar vuestras filas en el Pago Largo. Habéis visto degollados nuestros prisioneros, fugitivas vuestras familias, robados vuestros bienes e incendiadas vuestras habitaciones. La mano bárbara del vencedor ha pasado sobre vosotros de una manera espantosa.
“Compañeros de Armas:
“Un grito de libertad ha sonado en todos los ángulos de la provincia y ésta ha recuperado su dignidad y derechos. Corred a las armas a la voz de vuestros jefes, pero no abandonéis la subordinación y disciplina. A ella deberéis la victoria que os ofrece vuestro mejor amigo y compatriota.

Pedro Ferré(5).

(5) Provincia de Corrientes. Ley Nro. 732. “Literatura sobre Pago Largo”, tomo III, pp.119-120. // Citado por Antonio Emilio Castello. “Historia Ilustrada de la provincia de Corrientes” (1999). Ed. Cosmos, Resistencia.

Las calamidades públicas habían borrado las diferencias políticas de los enemigos de Rosas; un solo propósito los dominaba. Por su parte, el Congreso tomó una serie de medidas:

* derogó todas sus resoluciones “dadas por condescender con el poder del vencedor en Pago Largo”, es decir, abrogó todas las resoluciones tomadas bajo la presión de los triunfantes de Pago Largo;
* dictó la Ley Nro. 525 invistiendo de amplias facultades al Poder Ejecutivo de la provincia, “para que en las actuales críticas circunstancias en que ella se encuentra obre con la energía y libertad que ellas exigen, debiendo entenderse dicha facultad con referencia a la paz y a la guerra”, agregando que esta facultad “es extensiva para hacer pactos, formar alianzas y en cuanto no se oponga a la dignidad, a la integridad y derechos de la provincia(6).

(6) “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes” (1929), tomo cuarto, Años 1838-1841, p. 149. Imprenta del Estado, Corrientes. // Citado por Antonio Emilio Castello. “Historia Ilustrada de la provincia de Corrientes” (1999). Ed. Cosmos, Resistencia.

* Fueron ratificados todos los actos del Gobierno provisorio de Ferré; nombróse al mismo gobernador propietario con las facultades y atribuciones extensas concedidas antes a Berón de Astrada;
* declaróse la provincia en estado de Asamblea Militar;
* convocó a elecciones generales para la renovación trienal de todo el Cuerpo legislativo;
* adoptó varias resoluciones financieras. Autorizóse el uso limitado del crédito, con destino a las necesidades del Ejército;
* permitió negociaciones diplomáticas con los países limítrofes y con Francia;
* para facilitar el despacho de los asuntos administrativos y del Estado, se organizaron dos Ministerios, en reemplazo del único que había: de Relaciones Exteriores y Hacienda; de Gobierno y Guerra;
* quedó restablecido el Juzgado de Policía, suprimido por Rafael de Atienza.

Luego, reconociéndose la necesidad de remozar las Instituciones, al mismo tiempo que se autorizaba al P. E. para resolver en los asuntos de paz y de guerra, se disponía la elección de diputados a un Congreso General Constituyente(7).

(7) Leyes del 11 y 14 de Octubre de 1839. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)”, capítulo XXVI. Imprenta del Estado, Corrientes.

Después de la batalla de Pago Largo (1839), la situación política generada por las relaciones entre la provincia de Corrientes y la de Buenos Aires condujo nuevamente a la necesidad de otorgar amplias facultades al gobernador para proceder sin la intervención de la Legislatura(8).

(8) “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes” (1929), cuarto tomo, años 1838-1841, p. 149, Corrientes. Publicación Oficial - Imprenta del Estado. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

Las mismas tenían por finalidad ocuparse solamente en asuntos de Guerra y Hacienda, sin que intervenga en otras funciones específicas de los demás poderes del Estado. La emergencia política también hizo que se otorgue por un año al gobernador Pedro J. Ferré la Suma del Poder Público(9).

(9) “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes” (1929), cuarto tomo, Años 1838-1841, p. 161. Publicación Oficial - Imprenta del Estado, Corrientes. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

Pero el 16 de Diciembre de 1840 se estableció una serie de disposiciones contra la delegación de poderes por parte de la Legislatura y el uso de facultades que no eran propias del Poder Ejecutivo, estableciéndose que la provincia no podía ser patrimonio de ninguna persona o familia ni gobernada por individuo o corporación con facultades extraordinarias o suma del poder político, agregando que el otorgamiento de las mismas eran antisociales y degradantes a la especie humana y contrarias a la ventura y felicidad(10).

(10) “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes” (1929), cuarto tomo, Años 1838-1841, p. 245. Publicación Oficial - Imprenta del Estado,Corrientes. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

Al día siguiente, la Legislatura amplió y puntualizó aún más la necesidad de una perfecta división de los poderes del Estado, estableciendo que “todas las causa civiles y criminales serán juzgadas por el Poder Judiciario por los trámites establecidos por la ley(11).

(11) “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes” (1929), cuarto tomo, años 1838-1841, p. 246. Publicación Oficial - Imprenta del Estado, Corrientes. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

En su Mensaje a la Legislatura, el gobernador Ferré hizo referencia a las facultades cedidas en su oportunidad al Poder Ejecutivo:

Esas facultades extraordinarias tan exageradamente explicadas por V. H y que real y verdaderamente son siempre un mal, aunque alguna vez sea necesaria: esas facultades digo, conocen los mismos límites que la Constitución señala al P.E. a quien las dio; porque éste, ni el que las recibe, tiene poder alguno sobre ella(...)”.

Describiendo la oportunidad en que se otorgaron las Facultades Extraordinarias, Ferré aclaraba:

Las Facultades Extraordinarias con que las invistió el 25 de Noviembre de 1839 para salvar la Provincia, cuando ella sola en la República estaba frente al usurpador poder de Rosas, cuya magnitud no desconocía(12).

(12) “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes” (1929), cuarto tomo, Años 1838-1841, pp. 315 a 317. Publicación Oficial - Imprenta del Estado, Corrientes. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

El gobernador correntino fundamentaba las Facultades Extraordinarias en la situación política generada por el enfrentamiento con Juan Manuel de Rosas, pero, a la vez, era preocupación de Ferré aclarar que aquellas facultades no afectaban los derechos de los ciudadanos y sólo abarcaban a las materias de guerra y hacienda, las que al criterio del gobernador fueron útiles en momento de guerra y no cuando ésta concluyó; es por ello que no las aceptó una vez concluida provisoriamente la crisis bélica.

Todo era actividad en la provincia, el entusiasmo era enorme y, ordenadas las cosas en la capital, salió Ferré a organizar fuerzas en la campaña.

El 6 de Octubre de 1839 se designó gobernador -en carácter provisorio- a Pedro Ferré, a quien se confirmó -por todo el trienio- el 25 de Noviembre de ese año. Fue gobernador delegado de Pedro Ferré, su hermano, el coronel Manuel Antonio Ferré.

La primera vez que esto ocurrió fue desde el 12 de Octubre de 1839, durante la permanencia del propietario en campaña, ocupado en la organización del segundo Ejército correntino contra Juan Manuel de Rosas(13).

(13) Antonio Abraham Zinny. “Historia de los Gobernadores de las Provincias Argentinas” (1987). Ed. Hyspamérica. Citado por Gabriel Enrique del Valle. “Los Hombres que Gobernaron Corrientes (Compendio de Historia Política)” (2007). Edición del Autor, Corrientes.

- Elecciones para el Congreso General

Mientras tanto, hechas las elecciones en la primera quincena de Noviembre de 1839, se organizó e instaló -el 20 de Noviembre de 1839- el Congreso General (Séptimo Congreso Provincial), ingresando los mejores ciudadanos de la época. Fueron ellos:

* el presbítero Juan Antonio Acevedo (presidente) y Juan Felipe Gramajo (vicepresidente), por la Capital;
* José Manuel de Isasa (secretario primero), por San Roque;
* Juan Baltazar Acosta (secretario segundo), por Las Saladas;
* presbítero Juan Nepomuceno de Goytía, por Las Ensenadas;
* Felipe Corrales, por Itatí;
* presbítero José Vicente Fernández, por Palmar;
* José Baltazar López, por Caá Catí;
* José Joaquín de Goytía, por Empedrado;
* Juan Francisco Soto, por Bella Vista;
* Gregorio Valdés, por Curuzú Cuatiá y Paiubre;
* José Inocencio Márquez, por La Cruz;
* José Jacinto Rolón, por Goya;
* Blas José Márquez, por San Miguel;
* Felipe Cardozo, por Yaguareté Corá;
* Manuel Fernández, por Esquina; y
* Francisco Paulino Cabral, por Mburucuyá(14).

(14) “Por Mburucuyá: Plácido Cabral”. // Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” (1928), tomo II, capítulo IX: “Guerra contra la tiranía de Rosas. 1839-1841”, parágrafo 148. Notas biográficas por Angel Acuña, Buenos Aires. Ed. Juan Ramón y Rafael Mantilla.

Este Congreso sancionó el primer Reglamento de Debates, el 2 de Diciembre de 1839 (Reglamento de la Sala del Honorable Congreso Constituyente de la Provincia de Corrientes)(15).

(15) Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” (1928), tomo II, capítulo IX: “Guerra contra la tiranía de Rosas. 1839-1841”, parágrafo 148. Notas biográficas por Angel Acuña, Buenos Aires. Ed. Juan Ramón y Rafael Mantilla.

Ya organizada la Séptima Legislatura confirmó -el 25 de Noviembre de 1839- como gobernador a Pedro Juan Ferré, con plenitud de facultades, recibiéndole el día 28 de Noviembre de 1839 el juramento.

La reacción se hacía de acuerdo a un plan establecido, con la cooperación del general Juan Lavalle quien, de Martín García pasa a Entre Ríos, vence en Yeruá al gobernador delegado Vicente Zapata -que lo perseguía- y penetra en Corrientes.

Información adicional