El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Protesta de vecinos de Curuzú Cuatiá por las elecciones municipales de 1873

Protesta de los vecinos de Curuzú Cuatiá ante el Gobierno Provincial por las elecciones municipales realizadas en 1873, alegando irregularidades y fraude. Testimonio del presidente de la Mesa Escrutadora y puntos rebatidos por Dn. Manuel I. Reyna.

En la Villa de Curuzú Cuatiá, a los veintiseis días del mes de Enero de mil ochocientos setenta y tres, nos, los vecinos residentes reunidos en los portales del Juzgado de Paz con el objeto de proceder al nombramiento de dos municipales titulares que, por decreto de 8 del presente, ordenó el Gobierno de la provincia, venimos ante V. E. a protestar de nulidad contra la elección que se ha practicado, resultando elector don Juan Abadíe y don José Fco. Maciel, fundándonos en las poderosas razones que pasamos a demostrar a V. E.
1.- Don Jose Fco. Maciel, actual presidente de la Municipalidad y electo nuevamente titular, procedió a organizar la Mesa a las ocho y media de la mañana, proponiendo en ello sorprender al pueblo con anticipar la instalación de la Mesa Primaria y conseguir la posesión de ella, a los que sostenían la lista en que él mismo figuraba; haciéndolo aún con mayor fraude, no queriendo recibir los votos de la otra lista y, lo que es más, cuando comprendió que el número que sostenía la suya había terminado y recién entonces debíamos entrar nosotros a depositar nuestros sufragios, suspendió la votación a las diez horas y veinte minutos de la mañana, dando por instalada la Mesa, violando el artículo 6 de la ley de elecciones.
2.- Una vez instalada la Mesa, compuesta por el coronel don Valerio Insaurralde como presidente, vocales, comandante don Manuel Verón, capitanes don Juan Blanco, don Jerónimo González, don Zacarías Zayas y suplentes, teniente don Pablo Castillo y don Victoriano Romero, se dio principio a recibir el sufragio de los de la lista que ellos mismos participaban, sin de que manera alguna aceptaran nuestras boletas; pero, como estábamos en mayoría, bien pronto tocó a los que firman, proceder a la votación y apercibiéndose el Señor Presidente que éramos en número superior, rechaza el voto de los extranjeros para alegar incompetencia con flagrante violación del artículo 3 de la Ley de Municipales que concede el libre voto a todos los vecinos.
Cansado, Exmo. Sor., este vecindario de ser explotado por tres o cuatro individuos en cuyas manos han estado siempre la renta del Municipio; defraudados sin pudor, formamos la resolución de hacer prevalecer nuestros derechos y, constituyendo un Comité Electoral, nos reunimos de nuestra espontánea voluntad en una casa particular, con el fin de confeccionar nuestra lista, formando un ligero escrutinio y dio electos por mayoría don Regis Maciel y don Manuel Reyna, hombres en quienes la mayoría del pueblo y, entre ellos, la parte más sensata depositaba íntima confianza, proponiéndonos sostenerla en el terreno de la ley en las elecciones de este día; pero con harto pesar visto defraudados de nuevo nuestros derechos, por los mismos hombres que tienen cansado al pueblo con el despilfarro de las rentas de nuestro Municipio.
Don José Fco. Maciel, que ilegalmente ha estado desempeñando las funciones de presidente de la Municipalidad, instrumento ciego de la más viva explotación, se presentó hoy de nuevo pretendiendo el puesto que aún no ha entregado y que el pueblo no le ha confiado jamás, a no ser la imposición del coronel don Valerio Insaurralde.
Decimos que ha ejercido ilegalmente el puesto de presidente porque de su cuenta y riesgo cuando fue nombrado Juez de Paz obsequió a don Victoriano Ballesteros con su nombramiento que, más tarde, cuando descendió del Juzgado se lo volvió a reclamar, haciéndose de nuevo presidente por (ilegible) propia.
El mensaje que original acompañamos a V. E. dado por don Francisco Maciel, es la prueba más acabada de la nulidad de la presidencia, así como también la más completa prueba de la explotación que ha estado haciendo de las rentas de nuestro Municipio en compañía del que el titulaba presidente-tesorero, don Victorino Ballesteros.
Todas las razones que claramente presentamos a V. E. declarando ilegal la elección ordene se practiquen nuevas.
Es gracia que solicita de V. E. el vecindario que suscribe.
Exmo. Sor.
(al pie se detallan casi un centenar de firmas y firmas a ruego)

Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 277, fojas 8 y 9.

En la Villa de Curuzú Cuatiá, a los diecisiete días del mes de Febrero de mil ochocientos setenta y tres; en cumplimiento del Informe que solicita el Exmo. Gobierno de la provincia en Nota de fecha cinco del que rige, con respecto a la protesta que este vecindario elevó contra la elección de dos municipales practicadas el 26 de Enero pasado, hice comparecer ante mi y testigos al señor coronel, don Valerio Insaurralde, presidente de la Mesa Escrutadora y en presencia de los testigos de actuación se le interrogó en la forma siguiente:
1.- Si jura decir verdad en lo que supiese y fuese preguntado. Que sí.
2.- Si es cierto que don José Francisco Maciel, presidente de la Municipalidad, organizó la Mesa citada a las ocho y media de la mañana cerrándola a las diez y media cuando los votantes que sostenían la candidatura contraria depositaban sus sufragios.
Responde: que es incierto que antes de la instalación de la Mesa, don Manuel I. Reyna le pidió a don Francisco Maciel instalara la Mesa que no importaba momentos antes y que el declarante se opuso; habiendo recibido el declarante como presidente de la Mesa a las once en punto de la mañana. Que es incierto que han tratado de sorprender al pueblo, que antes -al contrario- el Sr. Reyna antes de venir el declarante ya se hallaba en los portales del Juzgado con alguna gente.
3.- Si es cierto que se han presentado algunos extranjeros a votar en las elecciones del día referido. Responde que se presentó uno solo, que lo era don Juan Cuesta.
4.- Si había aceptado la votación de ellos en la elección cuya Mesa presidía. Responde que no aceptó el voto en razón a no conocer ley que lo habilitara al ciudadano extranjero a votar en elecciones; que exigió le presentaran esa ley, y no la fue presentada.
Preguntado si tenia que agregar algo a esta declaración, responde que es incierto que hubiese tenido mayoría, que los pocos hombres que han venido con sus jefes a la cabeza, por orden del Juez de Paz, informaron que fueron de una y otra lista; unos fueron a buscar boletas a casa del declarante y otros se retiraron a sus casas sin haber votado; que es incierto que el declarante haya impuesto al pueblo el que votasen por cual o tal lista; que es evidente que no revistió carácter oficial, algunos para poderlo hacer; que es cuanto tiene que declarar en cargos del juramento prestado en que se afirma y ratificado firmado conmigo y testigos de que doy fe.
En este estado, agregó que muchos firmantes de la protesta, unos no han estado en el pueblo, otros no se aproximaron a la Mesa y otros ebrios en la calle que nada podían ver lo que pasaban en ella, y algunas firmas expuestas como la del capitán, Dn. Manuel Pedroso, y el hermano Jacinto que no estuvo en el pueblo; que es prohibido que todo empleado a sueldo tome parte activa de las elecciones y que el ayudante de plaza lo ha hecho.
Que esto destruye que la imposición hubiera estado por su parte sino por la otra.
Valerio Insaurralde
Testigos: Raimundo Godoy - Américo del Castillo

Ante mi
Elías D. Cáseres
Juez de Paz

Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 277, foja 11.

Continente hice comparecer ante mi y testigos a don Manuel I. Reyna a fin de que declarara sobre los puntos rebatidos por el coronel Insaurralde en el final de la su declaración a quien interrogué en la forma siguiente
1.- Si es cierto que algunos de los firmantes de la protesta se hallaban ausentes en el acto de las elecciones. Responde que es incierto, que todos se hallaban presentes como podía probarlo.
2.- Si es cierto que muchos no se presentaron a la Mesa así como otros se hallaban ebrios en las calles. Responde, que es completamente incierto así como haber habido ebrios que antes al contrario los ebrios pertenecían a los que sostenían la lista del coronel Insaurralde que se hallaba armado de una daga ostentando encarar al primero que faltaba.
3.- Preguntado si es cierto que algunos de las firmas que aparecen en la protesta son supuesta como ser la de don Manuel Pedroso y su hermano Jacinto. Responde que es completamente falso; que dos del mismo nombre que aparecen firmados en la protesta no son los que cita el coronel Insaurralde, sino otros como podrá probarlos si fuese necesario.
Preguntado si tenía algo más que añadir o quitar a esto su declaración responde que no, que es la misma que ha prestado afirmando en ella y lo firma por ante mi y testigos de que doy fe.

Elías D. Caseres
Juez de Paz

Testigos: Crisóstomo Quiroz - Américo del Castillo
Manuel I Reyna

Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 277, foja 12.

Información adicional