El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Situación violenta en Esquina en las elecciones de 1877

Misiva del Jefe de Milicias Onofre A. Aguirre al ministro de Gobierno, informando la situación violenta vivida en la Esquina el día de las elecciones de 1877:

Esquina, 17 de Noviembre de 1877

El Jefe Superior de las Milicias
del Litoral paranaense de esta Provincia

Al Señor Ministro del Departamento de
Gobierno, Dr. D. Severo Fernández

Pongo en conocimiento de ese Ministerio que, por nota del Sr. Juez de Paz del departamento, fechada el 13, fue requerida mi presencia en este pueblo por el movimiento y giro de los grupos organizados al otro lado del Guaiquiraró por Indalecio Gallardo, Caro Martínez, Cambá Ruizdias, Baltasar Escobar y otros que ya se dirigían a este punto y al Sauce; grupos que también responden a la invasión que proyecta Baibiene, lo que más de una vez se requirió inoficiosamente al delegado de San José de Feliciano.
A la mañana del día 16, ya estaban situados en la parte del río y entre el pueblo varios grupos armados del “Club San Martín” y, a la cabeza de ellos, Caro Martínez, Baltasar Escobar, Froilón Fernández y otros, siendo los directores del bando, don Cecilio Carreras, José y Vicente Martínez, Juan de la C. Gallardo y Pedro Lezcano.
El señor Juez de Paz, viendo esa actitud amenazante, y en previsión de que ya puede ver la señal de los facciosos que traían su reclutamiento de fuera para responder desde dentro la invasión, mandó suspender las elecciones y requirió de mi autoridad me mantuviera a la expectativa en un punto dado, a fin de observar sus movimientos y capturar a los criminales.
Situado en un punto donde no podía mostrar fuerza depresiva a la eyección que ellos afectaban hacer, y desde donde podía llenar mi deber, los criminales y sus grupos se encontraban estrechados.
Pasada la hora determinada para la clausura de la Asamblea Electoral, requerí a los jefes del bando “San Martín” la entrega de los encausados: Caro Martínez, Baltasar Escobar y Emiliano Ojeda, a lo que se negaron abiertamente; y así dispusieron la defensa armada de los encausados.
Como a las cinco de la tarde, tentaron la salida tendiendo guerrilla y en actitud de combate en número de cuatrocientos hombres armados a carabinas y sables unos, y de sables y lanzas otros.
Después de intimarle rendición y desarme, a que se negaron, dispuse dispersarlos por la fuerza; pero, en ese momento, llegan a escape los señores Caferá, Codazzi y Escribano, a implorarme -en nombre del pueblo- que no hiciera uso de las armas, pues que era presumible que antes de llegar hasta los encausados tendrá que pasar por sobre cadáveres de inocentes arrastrados por aquéllos que desaparecerían al iniciarse el sacrificio.
Accedí a la mediación de estos señores, pero le reencargué a ellos exigiesen el desarme, siendo ya las seis de la tarde. Cuando regresaban los mediadores, se operó en el bando opositor una dispersión en grupitos armados, a paso de trote y galope en distintas direcciones.
He tomado las medidas convenientes a fin de que esos grupos no puedan rehacerse y que se le recojan las armas, lo que hago en previsión de que esto bien puede ser la señal para la invasión baibienista.
Creo del caso llamar la atención del Gobierno sobre la conducta anticonstitucional y peligrosa de los jefes del “Club San Martín” al operar en las fronteras del Entre Ríos el reclutamiento de esos elementos del crimen y del desorden para allegarlos al recinto electoral, pudiendo agregarse que, después de pasar el Guayquiraró en número de ciento cincuenta hombres mas o menos, dispersaron y persiguieron tenazmente al vecino, don Vicente Alegre, que se dirigía al pueblo con cuarenta ciudadanos que se le habían reunido para concurrir en orden a las elecciones del día 16.
Dios guíe a S.S.
Es copia

Onofre Antonio Aguirre

Archivo General de la Provincia de Corrientes - Correspondencia Oficial. Tomo 340. Fs. 33 a 35.

Información adicional